Del invierno más crudo a la primavera más precoz: España, hasta 30 grados de diferencia entre máximas y mínimas