Tensión y aglomeraciones por coger el autobús en la playa de Plentzia, Vizcaya