Desgarradores testimonios de víctimas de abusos en la Iglesia: “Aún siento sus manos en la oscuridad y me duele”