Las fuertes tormentas de verano siembran el caos en el centro de España