El trabajador quemado no es un cuento: la OMS ya lo reconoce, pero España se adelantó con sentencias