Los trabajadores del servicio de limpieza, los otros héroes anónimos de la pandemia