Un turista británico muy drogado se lanza contra un taxi en marcha