Los turistas extranjeros cuestan a las autoridades baleares más de 50 millones de euros al año