Los vecinos desalojados por la explosión en el centro de Madrid entran en sus casas y recogen sus enseres