Miedo e indignación entre los vecinos de Zaldibar que temen más desprendimientos y contaminación