La víctima de La Manada de Manresa continúa luchando para olvidar su calvario