Los 'vuelos a ninguna parte', una alternativa a las restricciones aéreas: el origen y el destino del viaje es el mismo