Yulia, degollada por su marido, no había denunciado