El uso de pantallas en niños y adolescentes aumentó un 180 por ciento durante el confinamiento por el coronavirus