Investigan si el hospital que atendió a Yulia, degollada por su marido, activó el protocolo de maltrato