El sorprendente truco de magia con el que un dentista entretiene a un niño