Pichón, la paloma que desayuna todos los días en un bar de Pontevedra como un 'cliente' más