Estaban tranquilos en una cafetería cuando se vieron sorprendidos por una 'ola'