La prueba más dura de ‘Juegos sin fronteras’: el ‘Muro de los campeones’