Las parejas definen los límites por los que quieren que se encienda la luz de la tentación

La luz de la tentación se multiplica por cinco