El dramón de Lydia Lozano en la cena de Nochebuena: ¡llora por no querer ponerse esta peluca!