Los recuerdos derrumban a Christofer en la hoguera: el grito de "Estefaníaaa" le ha marcado para siempre