Una encuesta al cliente… para morirse