Clara, la nueva conserja: “Cuando me pongo nerviosa me amontono”