Bruno vuelve a los escenarios, pero acaba contando todas sus miserias al público… ¡que se parte de risa!