Andrés Herrera tenía algo que ocultar