Kate, princesa a la española