Piqué y Shakira, acaramelados