Salt, a punto de estallar