El bikini, cada día más joven