El gato sobrevive a un flechazo