El rey de la selva, en peligro