Isa consigue algo casi imposible: Que José Manuel se quite la camiseta en público