Lencería, perfume y tacones: los "fitichis" de Antonio El Galán