Edmundo Arrocet nos abre las puertas de la habitación que da ansiedad a María Teresa Campos