Tercer consejo de Pont Grup y Jorge Lorenzo: la pintura, antideslizante