El duelo Lorenzo-Pedrosa llega al límite