Luis Aragonés, en estado puro: del culo de la pipera al sexador de pollos