“Qué pedazo de duelo”: Orestes alucina tras el final del su rosco