María Pineda nos cuenta cómo vive su enfermedad desde hace seis años