El desencuentro de Campanario con la prensa: del odio al amor en un segundo