Aída Nízar protagoniza una bronca, con gritos incluidos, en un salón de manicura