La mejor defensa de Iván (SV) es la de su abuela: “¡Hasta los pescaderos de Jerez están indignados!”