El médico Jesús Candel, indignado: "Esto es más serio incluso de lo que los médicos nos imaginamos"