Kiko Hernández se abre como nunca y habla sobre su sexualidad, el trabajo, las demandas o su familia