El curioso ritual del Maestro Joao para hacer realidad nuestros deseos: golpear las paredes con una barra de pan duro