La mayor mentira de la historia del corazón está a punto de destruirse: "Estoy en shock"