Labrador y su padre, cara a cara