Exclusiva: las primeras palabras de Arantxa Sánchez Vicario