María Lapiedra le abre su corazón a Gustavo y él le planta un beso... en la frente: "¡Qué horror!"